Así se vivió Danza Viva en el 2019

El año termina y para el Programa Danza Viva es hora de evaluar, reflexionar y soñar con la danza para el próximo año. Entre el 30 de noviembre y el 2 de diciembre, en el municipio de Villeta, Cuninamarca, se llevó a cabo un encuentro de cierre del Programa, en el cual participaron los formadores, el equipo del Ministerio de Cultura y los integrantes del Consorcio Opción Colectiva-Cabildo.

La calidez villetana ambientó este encuentro de reflexión pedagógica, que inició con la reconstrucción de la memoria del Programa en sus casi diez años de vida. Voces experimentadas hablaron de los primeros pasos, de los retos en la construcción de lineamientos pedagógicos, de cómo estos (docentes y lineamientos) se fueron transformando con el tiempo. Tonos nuevos ambientaron estas memorias con sueños para el futuro, con inquietudes e ideas frescas. Este diálogo se tradujo en líneas de tiempo espirales, eclécticas, lineales y cuadradas; cada docente habló de su experiencia y narró sus transformaciones, las que han vivido las comunidades y cómo este ir y venir de historias y movimientos ha incidido en la actualización del Programa. Como suele suceder en los diplomados, talleres y asesorías de Danza Viva; los conceptos transitaron del lenguaje verbal y escrito al del cuerpo, y las conversaciones y reflexiones pasaron a otros tonos, otros temas, otras versiones del conocimiento: el primer día creó un ambiente para los días siguientes.

Diciembre comenzó el segundo día del encuentro. El equipo de trabajo tuvo este día la oportunidad de compartir conocimientos, evaluar las propias capacidades y repensar cómo Danza Viva implementa un proyecto social que subyace al pedagógico. Estas reflexiones transitaron a la piscina (inevitable bajo el sol de Villeta) y posteriormente fueron llevadas a la práctica en la Escuela Comunitaria de Danza del municipio. Allí Óscar Villota y Adriana Copete, docentes de danza y líderes comunitarios, compartieron cómo transformaron un antiguo matadero de ganado en un lugar para la vida y el movimiento. En este espacio se realizó una actividad en la que, por medio de la comunicación no verbal, se profundizó en el trabajo sensible por medio de la danza.

El último día del encuentro estuvo destinado a una evaluación más formal: la revisión de los lineamientos pedagógicos del programa, la articulación de los módulos de cultura, comunidad y territorio y cómo estos se traducen a los procesos de cada comunidad. Cada formador expuso los avances, dificultades y posibilidades de los procesos que acompañó; con el fin de encontrar retos y oportunidades comunes y reflexionar sobre cómo Danza Viva debe continuar su labor de fortalecer la danza en Colombia. Un tejido fue la excusa para unir sensibilidades y conocimientos, como metáfora de un país que se cohesiona y se encuentra a sí mismo por medio del arte. En el bus de regreso a Bogotá, entre sueños y chanzas, quedó el compromiso colectivo de continuar trabajando por una Danza Viva.

Encuentro Final Danza Viva 2019

Flickr Album Gallery Powered By: WP Frank

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *