¡En Entrerríos sí que hay lugar para la danza!

Si hace 12 años Álvaro Javier Zapata hubiera entrado al salón correcto no sería hoy el Promotor de Danza de la Casa de la Cultura del municipio de Entrerríos: “estaba esperando a unas amigas y por accidente me metí a la clase de danza… ahí comenzó todo”, recuerda. Hoy, desde su séptimo semestre en la Licenciatura en Danza, se concibe como fruto del proceso que está ahora bajo su responsabilidad: “han sido muchos profesores y administraciones municipales quienes le han apostado a la danza y hoy eso se nota, por eso a los padres de familia no les pedimos dinero, sino compromiso”.

Un compromiso que ha dado frutos, porque el salón de danza del municipio de Entrerríos es una de las 82 salas dotadas en el marco del Plan Nacional de Danza, que con este tipo de iniciativas le apuesta a generar condiciones adecuadas para la práctica de esta disciplina, fortaleciendo la existencia de procesos formativos que respeten las autonomías locales y favorezcan el reconocimiento de la danza como patrimonio inmaterial de las comunidades y  espacio para la construcción de memoria y conocimiento. En este nuevo salón, Álvaro recibe cada semana cerca de 250 participantes entre los 4 y los 96 años, quienes conforman los 13 grupos de danza que funcionan en la Casa de la Cultura.

Jorge Alonso Tamayo, alcalde de Entrerríos, lamenta que los recursos para la inversión en cultura sean a menudo tan limitados, por lo cual resalta la importancia del apoyo del Ministerio de Cultura en la dotación del salón de danza: “contar con este tipo de apoyos nos permite destinar la inversión que haríamos en esa infraestructura a la contratación de formadores, para ofrecerles contratos dignos y estables. El espacio ha sido muy bien aprovechado, no solo por nosotros sino por grupos de municipios cercanos. Este tipo de inversiones son una motivación para los participantes y para nosotros, que podemos seguir apostándole a lo cultural como una oportunidad para transformar lo humano”.

Por su parte, Carmen Cecilia Ruiz, secretaria de Educación y cultura, explica que la estabilidad de los procesos dancísticos en Entrerríos se debe a la confluencia del apoyo interinstitucional y la apropiación de la comunidad, que desde el inicio del año reclama las clases de danza y participa activamente de iniciativas como el Mes de la Danza (en abril), el Encuentro departamental de Danza Al Parque (realizado en el marco de las tradicionales Fiestas del Paisaje) y el cierre anual de danza, donde al final del año se presentan todos los grupos del municipio: “pienso que la comunidad reclama con ánimo estos proyectos porque se basan en un trabajo serio, responsable y que tiene credibilidad. La confianza de los padres de familia en el trabajo de Álvaro es fundamental”, puntualiza.

Por ese motivo la dotación de salas no se limita a la infraestructura. El Plan Nacional de Danza garantiza también un diálogo permanente con los formadores y promotores culturales, que permita construir una agenda conjunta para responder a las necesidades de cada territorio. En el caso de Entrerríos este acompañamiento estuvo a cargo Xanath Bautista, licenciada en Danza contemporánea, magíster en Danza Movimiento Terapia y docente de la Universidad de Antioquia, donde estudia actualmente su doctorado en Artes. Durante varios días, Xanath visitó el municipio de Entrerríos para diagnosticar los procesos de formación y las dinámicas institucionales relacionadas con la danza en el municipio.

Precisamente, una reunión con el alcalde Jorge Tamayo y la secretaria de Educación y Cultura Carmenza Ruiz, fue el primer punto de la agenda de Xanath Bautista; quien resaltó la importancia del apoyo a la escuela de danza y al proceso formativo, además de valorar los aportes y reconocimientos a la danza en Entrerríos.

Ya en el salón de danza, con la luz del sol entrando por las ventanas que dan al occidente, se llevó a cabo una jornada en la cual la asesora observó las metodologías y orientaciones pedagógicas desarrolladas en la escuela, con el fin de conocer las demandas de los grupos y del docente. En esta actividad se analizaron conjuntamente aspectos como la planeación de las clases, las metodologías y lineamientos pedagógicos empleados, así como la construcción de didácticas para la enseñanza de la danza. Este trabajo de observación y retroalimentación, realizado en un marco de respeto y profesionalismo, tuvo como objetivo afinar detalles y consolidar mejor el proyecto pedagógico. Xanath asegura: “Creo que fue un espacio enriquecedor, el proyecto pedagógico es un pilar que soporta todos los procesos de la escuela y permite construir una perspectiva amplia de la danza. Sabemos que la estabilidad y continuidad de estos procesos dependen de condiciones políticas variables, de ahí que contar con un proyecto pedagógico sólido sea una base para que el proyecto siga sin depender de personas determinadas. Se trata de construir una base epistemológica para dar continuidad a los procesos en el futuro”.

Posteriormente se llevó a cabo un taller pedagógico con formadores de las veredas e instituciones educativas que cumplen funciones relacionadas con la danza, en el cual se exploraron principios como las visiones amplias y decoloniales del cuerpo, la concepción flexible y humana de la danza y la construcción conjunta del proceso de formación. Estos elementos se unieron en una reflexión colectiva, a partir del encuentro de visiones entre el docente y los estudiantes. Tania Cardona, estudiante de octavo semestre de la Licenciatura en Danza de la Universidad de Antioquia, propuso en el marco de estas actividades un taller de dancehall, donde se invitó a los participantes a ampliar su base técnica y conocer nuevos discursos de la danza.

Finalmente, uno de los espacios más significativos del fin de semana fue la propuesta de Álvaro Zapata y Xanath Bautista para realizar un taller a modo de “escuela para padres”. En este espacio se apostó por fortalecer el apoyo y la implicación de las familias en el desarrollo del proyecto, para lo cual los padres y madres se pusieron –literalmente- en los zapatos de sus hijos. Este trabajo les permitió conocer de primera mano la importancia de aspectos como el acondicionamiento físico, la resistencia, el cuidado del cuerpo y los hábitos saludables; así como la forma en que  estos hacen parte de un espacio recreativo y artístico como la práctica de la danza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *